Crédito fiscal

¿Quieres comprender el concepto de crédito fiscal de manera sencilla? ¡Has llegado al lugar indicado!

No solo te daremos una definición de crédito fiscal práctica y clara, sino que te explicaremos si se puede cancelar o no y en qué casos.

¿Qué es un crédito fiscal? Definición sencilla del concepto

Todos sabemos lo que significa la palabra crédito: Un préstamo que tienes que devolver con un cierto interés.

Sin embargo, el concepto de crédito fiscal nada tiene que ver con esta definición. Un crédito fiscal es un ingreso al que tiene derecho el Estado gracias a las contribuciones y aprovechamientos.

¿Qué significa esto? Pues que el Estado debe recibir los correspondientes ingresos por impuestos, por ejemplo:

  • Un % de tu sueldo se descuenta en concepto de ISR y va a parar al Estado
  • Un % de IVA se añade al precio de cualquier producto que compras y va a parar al Estado.
  • Etc

El nacimiento de un crédito fiscal viene cuando una persona no cumple con este tipo de contribuciones y debe dinero al SAT. En conclusión, no es algo bueno sino malo (al menos hasta que lo solucione).

que es un credito fiscal

¿Qué son exactamente las contribuciones y aprovechamientos del Estado?

Las contribuciones son obligatorias y permiten al Estado obtener dinero para su presupuesto. Por ejemplo, los impuestos o la seguridad social.

Los aprovechamientos, en cambio, son otros ingresos que recibe el Estado a partir de las actividades de derecho público que lleva a cabo el gobierno. Por ejemplo: intereses por moras o multas.

Todos los ejemplos que hemos mencionado son susceptibles de convertirse en adeudos fiscale con el SAT, es decir, en créditos fiscales.

Tipos de créditos fiscales del SAT en 2020

Existen dos tipos de créditos fiscales (exigibles y firmes) y es bueno tener clara la diferencia entre ambos:

1. Crédito fiscal exigible

¿Qué son los créditos fiscales exigibles? Pues son aquellos que todavía pueden apelarse.

Es decir, el fisco detecta una posible irregularidad en el cumplimiento de las obligaciones fiscales de una persona, determina el monto del adeudo y notifica al contribuyente en cuestión.

Entonces esta persona tiene la posibilidad de interponer una apelación si no está de acuerdo con el fisco, presentando las pruebas y explicaciones necesarias.

A partir de aquí pueden pasar dos cosas: Que se cancele el crédito fiscal o que pase a ser firme.

2. Crédito fiscal firme

¿Qué son los créditos fiscales firmes? Pues son aquellos que se han de pagar sí o sí ya que no existen más medios legales para impugnar.

Este tipo de crédito fiscal tiene lugar cuando una persona se niega a pagar o ha impugnado sin éxito.

De esta forma, la persona pasa a estar en la lista de deudores del SAT, que no es algo nada bueno.

creditos fiscales sat 2020

Formas de extinción del crédito fiscal

Por si no lo sabías, un crédito fiscal puede extinguirse. De hecho, existen 6 formas de extinción de un crédito fiscal:

  • Pago: Evidentemente, realizar el pago del crédito fiscal en cuestión suele ser la manera más rápida de zanjarlo.
  • Condonación: Para poder obtener el perdón de un crédito fiscal, deben darse varios requisitos. De entrada, dicha condonación la debe dar el poder ejecutivo máximo y debe estar contemplada en una ley.
  • Cancelación: Cuando el deudor no puede pagar el crédito fiscal por insolvencia, éste queda en cancelado hasta que la persona reciba un cobro con el cual pueda costearlo.
  • Compensación: Esto solo se da cuando existen dos adeudos que se neutralizan. Por ejemplo, si un contribuyente paga de más, puede pedir una compensación.
  • Caducidad: Cuando las autoridades no pueden comprobar el cumplimiento en materia fiscal se da este caso. En general, esto opera en un plazo de 5 años, aunque existen excepciones.
  • Prescripción: La prescripción del crédito fiscal no es lo mismo que la caducidad. La prescripción se da por el transcurso del tiempo (se requieren también 5 años).

Como ves, si realmente tienes una imposibilidad para pagar tu crédito fiscal, éste puede pasar a cancelarse temporalmente. De todas maneras, si estás teniendo problemas con los créditos fiscales, lo más sensato es acudir a un abogado especializado en materia fiscal para que pueda ayudarte.